Nos articles les plus lus

Tiempo de vuelo a Isla Mauricio desde Madrid

Duración del vuelo a Isla Mauricio desde Madrid

¡Si usted está planeando a su vuelo de Madrid a Isla Mauricio, usted está en el lugar correcto!  Tanto si buscas información sobre la duración del vuelo a Isla Mauricio desde Madrid, para hacer una […]
Ile aux Cerfs à l'Ile Maurice

Ile aux Cerfs - Isla Mauricio

IlIle aux Cerfs es una isla con una superficie de unas 100 hectáreas. Está situado a pocos metros de la isla de Mangénie, en la costa este de Isla Mauricio. Se ha convertido en una […]
Capital de Mauricio, Port Louis - las mejores atracciones

Capital de Isla Mauricio, Port Louis - las mejores atracciones

Museo de Historia Natural, en el centro de la capital de Isla Mauricio Construido en 1842, el Museo Nacional de Historia Natural es el más antiguo del país y está situado en el centro de […]
1 2 3

Les meilleurs hôtels de l'Ile

terres des sept couleurs a chamarel- ile mauriceterres des sept couleurs a chamarel- ile mauriceterres des sept couleurs a chamarel- ile maurice
terres des sept couleurs a chamarel- ile maurice

Tierra de los siete colores, Chamarel - Isla Mauricio

terres des sept couleurs a chamarel- ile maurice

Chamarel, uno de los fenómenos naturales más sorprendentes del país

Isla Mauricio es una fuente inagotable de maravillas y el trabajo realizado para preservar los hábitats naturales de la isla es, a su imagen, extraordinario. Los esfuerzos de conservación de isla Mauricio son tanto más importantes cuanto que los viajeros son más conscientes de su impacto en el medio ambiente y tienen en cuenta este factor a la hora de elegir un destino de vacaciones. Pocos lugares en el mundo pueden presumir de tanta belleza y, lo que es más importante, de hacer todo lo posible por conservarla y cultivarla. Si uno es turista en Isla Mauricio, nunca pasa por Chamarel sin visitar uno de los fenómenos naturales más sorprendentes del país. En las calles del pequeño pueblo de montaña, la densa selva tropical da paso a un extraño claro de colores llamado Les Terres des Sept Couleurs. El suelo está formado por pequeñas y suaves dunas que forman un océano espumoso en miniatura.

El país de los siete colores, descripción completa

Casi dos horas de viaje en coche desde la capital, Port-Louis, antes de que una señal señale Chamarel, el país de los siete colores. ¿No sabía qué ver en Mauricio? Este es un lugar que no debe perderse bajo ninguna circunstancia. El País de los Siete Colores le da la bienvenida con sus paredes rocosas, cascadas, etc. Es un lugar ideal para una excursión en Mauricio. Los colores te dejarán boquiabierto. El País de los Siete Colores es una formación geológica prominente. Aquí también parece que el pintor ha dejado su gigantesca paleta para la eternidad. Siete variaciones de colores naturales se suceden en una franja de colinas de 7.500 m2 cerca de Chamarel, en el corazón de un denso bosque.

Los increíbles colores de Chamarel

Las Tierras de los Siete Colores de Chamarel son dunas con una impresionante coloración rayada de rojo, marrón, morado, verde, azul, violeta y amarillo. Otra característica interesante de las Tierras de los Siete Colores de Chamarel es que las dunas nunca parecen erosionarse, a pesar de las lluvias tropicales y torrenciales de la isla. Desde que el terreno quedó al descubierto, las lluvias han esculpido hermosos dibujos en la ladera, creando un efecto de merengue terroso.

Descubrir las siete tierras de color

Esta mezcla de colores se ha convertido en un símbolo de la nación mauriciana, que refleja su bandera multicolor y su pueblo multicultural. El País de los Siete Colores fue descubierto por uno de los primeros propietarios de la zona, Charles-Antoine de Chazal de Chamarel, que heredó la finca en 1785 y le dio su nombre. Los colonos y los visitantes de la isla llevan mucho tiempo tratando de entender qué es lo que dio a este pequeño trozo de bosque desnudo tal aspecto. Sólo con el progreso de la ciencia se reveló que era un lecho de ceniza volcánica descubierto por la erosión. El viento fue formando pequeños barrancos, esculpiendo los extraños contornos de este antiguo caudal.

Se cree que las diferentes tonalidades de color son consecuencia del enfriamiento de la roca volcánica fundida a diferentes temperaturas externas. Sin embargo, aún no se han aclarado las causas de su separación.

El país de los siete colores merece una visita. Además de las dunas, también hay una magnífica vista de la cascada de Chamarel que no querrá perderse. Junto a las dunas también vive una pequeña familia de tortugas de tierra.

Más que los siete colores

El bosque endémico se abre al bosque de ébano. Más de 200 árboles de ébano, de 300 años o más, se alzan orgullosos. ¿Y la fauna? Además de las tortugas, también podemos admirar y fotografiar a los ciervos de la finca. Hay unos 400. Los ciervos fueron introducidos en Mauricio por Adrien van der Stel, el gobernador holandés de Mauricio, en 1639. Los holandeses se asentaron en la costa suroeste, cerca de Port Warwick, más tarde llamado Grand-Port durante el periodo francés. La especie Cervus timorensis rusa fue elegida por los holandeses por su resistencia natural. Se criaban en corrales por su carne. Se dice que los ciervos solían salir a la naturaleza durante un ciclón y poblaban toda la isla, disfrutando de la exuberante vegetación y sin depredadores naturales. Después de unas cuantas fotos, también puede dirigirse al bosque de bambú chino.

El fenómeno en otros países, las Tierras de los Siete Colores, no es único.

No hay ningún otro lugar en la tierra que utilice el mismo nombre para esta tierra que aquí en Mauricio. Sin embargo, se pueden encontrar motivos similares en otros lugares de Australia y en Papúa Nueva Guinea en particular. Sin embargo, el lugar se ha convertido en una de las principales atracciones turísticas de la isla desde la década de 1960. En la actualidad, las dunas están protegidas por una valla de madera y no se permite a los visitantes subir a ellas. Aunque pueden ver el paisaje desde puestos de observación situados a lo largo de la valla. Cada año, miles de turistas y mauricianos visitan Les Terres des Sept Couleurs. En el lugar se pueden comprar pequeños frascos con las tierras de diferentes colores como recuerdo. El lugar estuvo abierto al público durante mucho tiempo, pero desde hace veinte años está prohibido caminar por las dunas de colores.

El precio de la entrada al parque es de 200 MUR para los adultos y 100 MUR para los niños menores de 12 años. El parque está abierto todo el año: de 8:30 a 17:00 en invierno y de 8:30 a 17:30 en verano.