China Town: un trocito de China en el corazón de la capital mauriciana

  • Español
  • Português
  • Deutsch
  • Français
  • English

China Town Ile Maurice

La historia de China Town

En la década de 1940, un gran número de inmigrantes chinos llegaron a Isla Mauricio para establecer negocios. Se instalaron a lo largo de la Royal Road, en el corazón de Port Louis, y así se creó el barrio chino de Isla Mauricio. Este barrio acoge incluso a sus propias celebridades locales. En particular, la Sra. Kwok, la adivina más venerada del país. También hay multitud de propietarios de "farmacias" chinas que vigilan de cerca su precioso cargamento de medicinas tradicionales: infusiones, especias, insectos en conserva y muchos otros. 

Los primeros inmigrantes chinos llegaron a Isla Mauricio en la década de 1820. La mayoría de ellos procedían de la provincia de Kwang Tong, en el sureste de China. Les siguieron los hakkas de la región de Honan, en el centro de China. Gran parte de la comunidad china de Isla Mauricio se convirtió al cristianismo debido a la influencia cultural europea. La China Town de Isla Mauricio se fundó en 1944, cerca de la Gare du Nord de Port Louis. El barrio chino de Port Louis ha conservado su carácter auténtico con sus sorprendentes y místicas tiendecitas. Algunos de ellos tienen más de 100 años. Se pueden encontrar varios platos como la famosa mina hervida, el pato pekinés y los dumplings, entre otros. 

La ciudad china de hoy

Hoy en día las cosas han cambiado, pero las calles de China Town siguen siendo muy concurridas durante la semana. El aroma de las especias chinas, así como de las setas secas y los ingredientes, está muy presente. De hecho, la mayoría de los mauricianos saben que China Town es un buen lugar para comer bien. Durante la hora del almuerzo en días laborables, encontrará a hombres de negocios y trabajadores haciendo su pausa para comer en China Town.

Los mayores recordarán una época en la que prevalecía la solidaridad y el sentido común de la calle. Aunque el hakka era la lengua utilizada en la comunidad chino-mauriciana, aprendieron a expresarse en criollo. A pesar del progreso económico y de la reubicación de muchas familias en otras zonas, siguen existiendo algunas huellas del pasado. Las calles están salpicadas de pagodas bien cuidadas y el mandarín se sigue enseñando activamente en el centenario Colegio Chino. Las pocas personas que crecieron en China Town en aquellos días son también los últimos lectores del diario local escrito en hán yù (un dialecto chino simplificado utilizado en la literatura). El patrimonio cultural que dejaron los primeros chinos-mauricianos es ahora el orgullo de muchos miembros de la comunidad. Hacen todo lo posible para evitar que las danzas y la cocina tradicionales caigan en el olvido.

China Town es un lugar fascinante

China Town le hace cosquillas a su paladar y excita su curiosidad. Todo el mundo sabe que aquí se puede encontrar de todo. En la tienda de Win Tai Chong, por ejemplo, si va unos días antes del Año Nuevo chino, verá a los entusiastas de los fuegos artificiales buscando sus artículos favoritos para las fiestas. Las estanterías están repletas de verduras secas y en escabeche, salsas y adornos, y son tantos los clientes que estarán en la acera.

Más arriba, el Atlantic Store es igual de imponente, con sus escaparates cargados de vajillas, juguetes, petardos, abanicos, instrumentos musicales y otros artículos bastante inesperados. En la acera, los clientes impacientes hacen cola para probar los dumplings (que podemos llamar dim sum local). No muy lejos del vendedor ambulante, un anciano imperturbable supervisa la descarga de sus comestibles, que desaparecen inmediatamente en la parte trasera de la tienda, tras una gran puerta de madera roja.

La rotulación de las calles está en cantonés, lo que forma parte de un proyecto para atraer más chinos a Isla Mauricio. Sin embargo, este proyecto nunca llegó a cuajar, pero sorprendentemente los chinos y los musulmanes estaban muy unidos en los negocios. La razón principal era que los musulmanes eran buenos navegantes y podían informar a los chinos de los productos que iban a entrar en el país en los próximos meses. Por eso la zona musulmana de Green Plain tiene una calle llamada Pagoda Street, mientras que China Town tiene una calle llamada Jumah Street.

Le "Festival gastronómico y cultural de la ciudad de China"

China Town cambia constantemente, pero sigue conservando su autenticidad. Si se encuentra en Isla Mauricio y oye hablar del festival anual de comida y cultura de China Town, vaya allí. La zona se transforma en un concierto de fuegos artificiales, toques de tambor y música, acompañados por leones chinos danzantes. Este evento, que atrae cada vez a más gente, fascina a todos los intrigados por los tesoros del Imperio de Oriente. Las calles se convierten en un gigantesco teatro para la ocasión, donde artistas, acróbatas, calígrafos y bailarines ofrecen un espectáculo. Los niños, sentados en los hombros de sus padres, se maravillan ante el largo, colorido y sedoso dragón que pasa sigilosamente a su lado.

En estas animadas noches, también se pueden encontrar bailarinas que se esconden tímidamente detrás de sus abanicos, mujeres vestidas con qipao (un traje tradicional chino).

China Town sigue siendo una prueba viviente de esta cultura, aunque la comunidad china es sólo una minoría en la población mauriciana. Las celebraciones tradicionales, como el Año Nuevo Chino, la Fiesta de la Luna y el Festival del Barco del Dragón, son muy esperadas y dan nueva vida a la Ciudad de China.

© Copyright 2022 -  infoilemaurice.com
Sitemap